Reducción pecho, ¡el tamaño si importa!

Para una mujer joven, suele ser extraordinario tener un pecho generoso, cerca de una D: es bonito, esta  firme,  y son un “valor” para la autoestima y la feminidad.

Muchas mujeres sueñan con disfrutar de una generosa copa D y muchas de ellas, si la naturaleza no ha sido generosa con ellas, pasan por la cirugía de aumento pecho para tenerlo. Pero un pecho voluminoso también tiene sus inconvenientes…

Pecho grande un problema estético y de salud

Desgraciadamente, con el paso de los años, y después de varios embarazos la menopausia, es frecuente que el pecho generoso se vuelva más voluminoso o incluso enorme, ¡pasando de una copa D a una F! . Y si a esto le unimos que la piel se vuelve menos firme y elástica, acabamos con un pecho grande y caído.

Este problema de hipertrofia mamaria se puede producir incluso sin que medie por medio ningún embarazo. El pecho no aguanta más porque son demasiado pesadas y caen hasta la altura del vientre. Encontrar sujetadores adaptados y ropa adecuada, es un problema cotidiano. Todo se vuelve más difícil: vestirse, salir, correr, hacer deporte, ponerse en ropa de baño.

¿Llegan los complejos y no sabes qué hacer?…

 

Tener un pecho grande puede producir incomodidades en el día a día.

Afortunadamente, existe la reducción de pecho

La operación de reducción de pecho es un verdadero milagro para todas las mujeres con un pecho voluminoso. Al fin pueden disfrutar de una vida normal.

En resumen, la operación de reducción pecho:

  • Dura unas dos horas.
  • Se retira grasa y glándula mamaria. El peso quitado puede alcanzar y superar el kilo.
  • Las cicatrices de la operación se sitúan alrededor de la areola y bajo los pechos (como un ancla de barco).
  • La operación no es dolorosa y sólo hay que recurrir a apósitos durante el posoperatorio.
  • Y sólo requiere de una noche de hospitalización.

Pecho reducido y remodelado: una nueva vida que empieza

De un día para otro, os despertáis en vuestro cuarto con un pecho rejuvenecido, reducido y en su sitio. No más dolor de espalda,  y adiós a medicamentos y visitas al reumatólogo.

En pocas palabras, una nueva vida se abre para la paciente y, la pregunta que muchas se hacen ¿Por qué he esperado tanto antes de operarme? Vais a estar orgullosas de vosotras mismas y de vuestro pecho, se acabó el esconderlo debajo de jerséis gordos y cuellos altos.

Además, el vientre se beneficia de la operación, ya que ahora, estará más visible (a veces en el proceso de mejora de silueta, se combina con una abdominoplastia).

Es importante aclarar que no existe una edad determinada para someterse a una reducción mamaria, a partir de los 17 años es posible plantearse la operación. Evidentemente, es fundamental una consulta con el cirujano plástico para analizar los motivos y las espectativas de la paciente, antes de pasar por el quirófano.

Unidad de cirugía plástica, estética y reparadora

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *